r
_

Cordero

La tierra y los pastos de Castilla y León prestan su aroma y sabor característicos a los corderos de esta zona, que son sacrificados en un plazo máximo de 120 días desde su nacimiento. El resultado es una carne muy jugosa; una deliciosa fuente de proteínas con infinidad de posibilidades en la cocina.

CANAL

Solo seleccionando los mejores corderos y sacrificándolos con menos de cuatro meses podemos garantizar una carne sabrosa y de alto valor nutritivo, tanto para asados como para todo tipo de guisos. Nuestra capacidad de abastecimiento nos permite satisfacer fuertes demandas de cordero en fresco, presentados colgados o en cajas

DESPIECE

Cuna: Se trata del tronco íntegro del animal, sin cabeza y sin patas, lo que constituye una pieza perfecta para asar o para aprovechar en diferentes guisos. Podemos satisfacer grandes demandas de este producto en fresco y congelado.

Carré o chuletero: Presentamos uno de los cortes más apreciados del cordero. El carré o chuletero se puede presentar entero, con el hueso limpio y separado de la carne, formando la tradicional ‘corona’, o en forma de chuletillas -que tan buen resultado ofrecen a la sartén, a la plancha o en barbacoa- debidamente empaquetadas, para su mayor comodidad, ya sea en fresco o en congelado.

Paletilla: La pata delantera del cordero es una de las partes más jugosas del animal. Tanto asada entera como troceada protagonizando diferentes guisos, da mucho juego en nuestra mesa y satisface a los más exigentes. Disponemos de diferentes clasificaciones según el peso, en fresco y congelado.

Pierna: Es muy valorada porque porque acumula una gran cantidad de sabrosa carne de primera que se puede compartir con más de un comensal para disfrutar asada, fileteada y en las más diversas elaboraciones. Podemos cubrir cualquier demanda en fresco o congelado.

“PIERNA
“PIERNA
“PALETILLA
“PIERNA
“PIERNA
“PIERNA
Anterior
Siguiente

 

Consultar catálogo

Pedir más info.

Temperatura de conservación

La tierra y los pastos de Castilla y León prestan su aroma y sabor característicos a los corderos de esta zona, que son sacrificados en un plazo máximo de 120 días desde su nacimiento. El resultado es una carne muy jugosa; una deliciosa fuente de proteínas con infinidad de posibilidades en la cocina.

CANAL

Solo seleccionando los mejores corderos y sacrificándolos con menos de cuatro meses podemos garantizar una carne sabrosa y de alto valor nutritivo, tanto para asados como para todo tipo de guisos. Nuestra capacidad de abastecimiento nos permite satisfacer fuertes demandas de cordero en fresco, presentados colgados o en cajas

DESPIECE

Cuna: Se trata del tronco íntegro del animal, sin cabeza y sin patas, lo que constituye una pieza perfecta para asar o para aprovechar en diferentes guisos. Podemos satisfacer grandes demandas de este producto en fresco y congelado.

Carré o chuletero: Presentamos uno de los cortes más apreciados del cordero. El carré o chuletero se puede presentar entero, con el hueso limpio y separado de la carne, formando la tradicional ‘corona’, o en forma de chuletillas -que tan buen resultado ofrecen a la sartén, a la plancha o en barbacoa- debidamente empaquetadas, para su mayor comodidad, ya sea en fresco o en congelado.

Paletilla: La pata delantera del cordero es una de las partes más jugosas del animal. Tanto asada entera como troceada protagonizando diferentes guisos, da mucho juego en nuestra mesa y satisface a los más exigentes. Disponemos de diferentes clasificaciones según el peso, en fresco y congelado.

Pierna: Es muy valorada porque porque acumula una gran cantidad de sabrosa carne de primera que se puede compartir con más de un comensal para disfrutar asada, fileteada y en las más diversas elaboraciones. Podemos cubrir cualquier demanda en fresco o congelado.

 

“PIERNA
“PIERNA
“PALETILLA
“PIERNA
“PIERNA
“PIERNA
Anterior
Siguiente
Temperatura de conservación