Seleccionar página

Cordero

La tierra y pastos de Castilla-León prestan su aroma y sabor característicos a los corderos de esta zona, que son sacrificados en un plazo máximo de 120 días desde su nacimiento. El resultado es una carne muy jugosa; una deliciosa fuente de proteínas con infinidad de posibilidades en la cocina. Alimentada únicamente con pastos frescos, con un peso en canal de 8 a 20 kg.

Canal (Entero, Partido 1/2, Partido 1/4)

Seleccionamos los mejores corderos y se los servimos en canal con diferentes formatos para su total comodidad: enteros, medios o cuartos, en fresco o congelado, colgados o empaquetados. En cualquier caso garantizamos un producto de calidad excepcional. Nuestro personal altamente cualificado puede realizar los despieces y cortes más especiales, a medida del cliente (incluyendo rito kosher y musulmán).

Cuna de cordero

El pecho o cuna del cordero, sabroso y con una mayor proporción de grasa, se presta a todo tipo de preparaciones, tanto asado como en guisos. Podemos satisfacer grandes demandas en producto.

Carré de cordero (entero o hecho chuletillas)

El carré o medio cordero (partido de arriba abajo), sin pierna, sin paletilla, sin cuello, sin pecho, sin falda, sin riñón, corresponde a 13 costillas. Se presenta uno de los cortes más apreciados del cordero. El carré o costillar se puede presentar entero, con el hueso limpio y separado de la carne, o en forma de chuletillas, ideales para sarten o plancha, debidamente empaquetadas.

Pierna de cordero

La pata trasera de cordero, más carnosa, cunde mucho y es muy versátil: se puede asar entera, rellenar, cortar en chuletas, trocear para guisos, calderetas, brochetas…

Paletilla de cordero

La paletilla de cordero o pierna delantera de cordero, es una de las partes más jugosas del animal. Asada entera o troceada en guisos, satisface a los más exigentes. Disponemos de diferentes clasificaciones según el peso.