Seleccionar página

Lechazo

El lechazo, lechal o cordero lechal es la cría de la oveja sacrificada a los 25-30 días de vida, con un peso en canal de 5 a 7 kg, se trata de una carne muy tierna y jugosa ya que el animal sólo se alimenta de leche materna desde su nacimiento.
El lechazo de Castilla-León se caracteriza por unas proporciones armónicas y un sabor diferenciador, de aroma agradable y poco intenso propio de los corderos lechales.

Canal

El lechazo en canal ofrece un resultado espectacular preparado al horno. Escoja entre nuestra diferentes presentaciones: colgado, empaquetado en cajas, o bien partido y envasado al vacío.

Cuna de lechazo

El lechazo en canal ofrece un resultado espectacular preparado al horno. Escoja entre nuestra diferentes presentaciones: colgado, empaquetado en cajas, o bien partido y envasado al vacío.

Carré de lechazo (entero o hecho chuletillas)

El carré es medio lechazo (partido de arriba abajo) sin pierna, sin paletilla, sin cuello, sin pecho y sin falda. Corresponde a 13 costillas. De cada animal se obtienen dos chuleteros o carrés, que ofrecemos en diferentes presentaciones: La pieza entera, con los palos bajados o con las deliciosas chuletillas ya cortadas. Para las chuletillas disponemos de cómodos envases, tanto para fresco como congelado, ideales para el sector restauración.

Pierna de Lechazo

Pata trasera del lechazo, las piernas dan un excelente resultado asadas o guisadas e incluso pueden ser convertidas en chuletas.

Paletilla de lechazo

Pata delantera de lechazo, la paletilla de lechazo es una de las partes más agradecida del animal. Disponemos de diferentes clasificaciones según el peso.

Menudencias

Los ‘despojos’ (asadurillas y cabecillas), así como los riñones, mollejas y manitas de lechazo son muy apreciados en la cocina española, que les ha dedicado un sinfín de recetas. Una de las partes más apreciada son las mollejas.